¿Sabías que según la teoría del iceberg de las competencias mostramos sólo el 20% de lo que somos? Analizar la parte oculta es clave para identificar y evaluar las competencias de nuestro equipo.

Spencer y Spencer, basándose en la definición de competencias de Mc Clelland creó este modelo iceberg para representar todos los componentes de las mismas.  Las seis aptitudes son:

  • Habilidades
  • Conocimientos
  • Rol social
  • Imagen de sí mismo
  • Carácter
  • Motivación

 

 

Como podéis ver, las habilidades y el conocimiento están situadas en la parte del iceberg que se encuentra por encima del nivel del agua, lo que se ve fácilmente. Ambas características representan tan sólo el 20% las capacidades de una persona y son relativamente fáciles de determinar.

En cambio, el rol social, la imagen de sí mismo, el carácter y la motivación están posicionados en la parte del iceberg por debajo del nivel del agua, oculta al ojo humano. Estos representan el 80% de las capacidades de una persona, pero son mucho más difíciles de evaluar que la habilidad y el conocimiento. Los 6 factores son esenciales, todos afectarán al modo en que se relacione trabajando, pero vamos a ir adentrándonos poco a poco en cómo descubrir y potenciar los talentos.

 

Te recomendamos: Evaluación de competencia en el trabajo: modelos para un desempeño superior 

 

 

Ejercicio

Crea tu propio Iceberg de competencias. ¿Te resulta fácil? ¿Podrías hacer el de tu propio equipo? ¿Qué descubres de cada integrante? ¿Crees que con esta información puedes redistribuir la gestión del talento y optimizar procesos?

1         Habilidades

2         Conocimientos

3         Rol social

4         Imagen de sí mismo

5         Carácter

6         Motivación

 

 

 

Cuando hablamos de talento nos referimos a las capacidades con las que nacemos, distintas al conocimiento, y que al trabajarlas se pueden convertir en fortalezas.  Es esa especial capacidad intelectual o aptitud que una persona tiene para aprender las cosas con facilidad o para desarrollar con mucha habilidad una actividad. ¡Ayuda a tu equipo a redescubrir sus talentos innatos! 😉

 

#Ofrece herramientas de autoconocimiento

Por ejemplo, el Learnability Quotient (LQ) o Coeficiente de Aprendabilidad, refleja tu capacidad de aprendizaje, crecimiento y adaptación a nuevas circunstancias y retos en tu vida profesional. Aprovecha el test de aprendizaje de ManpowerGroup (mypath) para descubrir los intereses laborales de tu equipo en función de sus tus características personales.

 

También te puede ayudar preguntarte/ar a tu equipo:

  • ¿Es una cualidad innata en ti? Incluso si lo has descubierto relativamente tarde, ¿es algo con lo que venías de serie?
  • ¿Te resulta fácil y no te cuesta apenas esfuerzo?
  • ¿Puedes dar fácilmente muchos ejemplos de cuándo lo utilizas?
  • ¿Los demás te lo han reconocido en bastantes ocasiones?
  • Y lo más importante, ¿disfrutas haciéndolo?

 

#Practica las soft skills y detéctalas en tu equipo

Valora incorporar talleres donde se aborden temas como el poder de convicción, saber comunicar, disposición para enseñar a otros… porque son un punto de partida para que el mismo personal entienda cómo desarrollar capacidades valiosas y que mejorarán la productividad de la organización. Las soft skills más demandadas son las siguientes, puedes empezar los workshops abordando estos temas:

  • Capacidad de adaptación
  • Trabajo en equipo
  • Habilidades de comunicación
  • Toma de decisiones y resolución de problemas
  • Planificación y gestión del tiempo
  • Mentalidad de crecimiento
  • Responsabilidad y puntualidad

 

 

#Fomenta la creatividad y el clima positivo

Reuniones periódicas de brainstorning entorno a un buen café, habilitar buzones para recoger nuevos proyectos, dedicar parte de la jornada laboral a que los empleados desarrollen sus propias iniciativas (como hace Google), son tan sólo algunas ideas para movilizar la energía creativa y conseguir que todo el equipo comparta ideas, mientras explotan sus talentos.

Solemos cortar las alas a la creatividad por miedos: miedo a no ser original, miedo al juicio de los demás, miedo a parecer un impostor, miedo a no gustar a todo el mundo… ¡Tanto perfeccionismo mata la creatividad y no deja aparecer el talento!

 

El movimiento favorece la aparición de nuevas ideas:

  • Apunta todas las ideas (gasta libretas, rotuladores, notas adhesivas)
  • Inspírate de otras ideas y aprende de los demás (sin copiar, evidentemente)
  • Dedica tiempo a algo que te apasione (Aprovecha el break del mediodía para ‘cortar’ tu jornada)
  • Descubre vuestro momento más creativo (¿primera hora? ¿Última para descansar del largo día?)
  • Vive nuevas experiencias (haz salir de la zona de confort)
  • Duerme (¿te has planteado tener espacios de descanso en la oficina)
  • Relájate y descansa (¿O valorar incluir clases de meditación y yoga?)

 

Si a todo esto, le sumas conseguir un espacio de bienestar, una comunicación transparente e incentivos personalizados estarás creando el clima positivo necesario para que el talento aflore.

Te recomendamos: 10 claves para fomentar la creatividad 

 

 

Aniol Quer | CEO Growlia Experto en Recursos Humanos y desarrollo personal. Más de 6 años de experiencia gestionando equipos de marketing y ventas en startups de alto crecimiento.