Un líder puede estar por encima o debajo de la línea de la consciencia. Cuando está por encima, se trata de una persona abierta, curiosa y comprometida con el aprendizaje. En cambio, si está por debajo de la línea, será más bien cerrada, a la defensiva y querrá estar siempre en lo cierto. ¿Has tenido ambos perfiles cerca?

El liderazgo consciente es la capacidad de ubicarse con precisión en cualquier momento, preguntándose: “¿Estoy por encima o por debajo de la línea?

Estar por encima de la línea de la consciencia

“La innovación es lo que distingue al líder de los seguidores”. Steve Jobs

Los líderes conscientes, y que siempre buscan estar por encima de esta línea, se interesan más en el aprendizaje que en demostrar a todos, incluidos a ellos mismos, que tienen razón. Cuanto más seguros sean, menos necesitarán dedicar tiempo a explicar, justificar, defender y demostrar su rectitud, y más tiempo pasarán aprendiendo a través de la escucha profunda, la curiosidad y la admiración. Además, a medida que las personas aprenden a liderar mediante esta perspectiva, descubrirán que cada vez tendrán ideas más innovadoras.

Ejercitar este tipo de liderazgo, es el mejor antídoto contra el miedo, esa inseguridad que lo único que hace es tomar decisiones que ponen en peligro la vitalidad y el equilibrio del equipo. Quienes conocen la línea de la consciencia y trabajan a diario para estar por encima, gestionan a su equipo con más energía, claridad, concentración y fomentan relaciones más sanas. Son personas que trabajan en los que les apasiona, y no por obligación. Se divierten y disfrutan.

Si necesitas hacer una pausa, reflexionar más y cambiar tu estilo de liderazgo o comportamiento para que sea más consciente, existe un libro clave para esta asignatura: de The 15 Commitments of Conscious Leadership de Jim Dethmer, Diana Chapman and Kaley Warner Klemp.

 

¿Cómo saber si una persona practica el liderazgo consciente?

 

  • Son más colaborativos, creativos, desprenden más energía y compromiso que la media
  • Hablan con franqueza, abiertamente y honestamente, de una manera que invita a otros a hacer lo mismo
  • Resuelven problemas más rápido, y una vez resueltos, éstos no reaparecen
  • Encuentran la autenticidad de los genios de su equipo
  • No se toman sus problemas tan en serio
  • Celebran como victoria cualquier solución
  • Son curiosos
  • No alimentan el drama y ni los chismorreos

 

 

Estar por debajo de la línea de la consciencia: el triángulo del drama

Cuando un líder está por debajo de la línea, se encuentra con el drama y todo drama está impulsado por tres roles: la víctima, el villano y el héroe.

Fue el psicólogo Stephen Karpman quien observó 3 tipos de roles que enturbian las relaciones interpersonales: el de salvador, el de víctima y el de perseguidor. Cuando éstos aparecen en el liderazgo de una organización acaban por intoxicarla. Veamos este vídeo donde explican gráficamente las dinámicas del miedo, la culpa y la razón:

 

 



 

  • VÍCTIMA | Miedo: En una organización, la víctima vive como si fuera “el efecto de” sus compañeros, circunstancias y condiciones. Localiza la causa de su experiencia como algo o alguien fuera de él. El líder- víctima nunca se hace plenamente responsable de sus acciones. En lugar de disfrutar de su trabajo, pone la causa de su felicidad son las circunstancias ajenas.

 

  • VILLANO | Culpa: Culpa a todo el mundo (a él mismo y a los demás) y encrespa el ambiente. Se mueve por la oficina encontrando errores para atacar. Los líderes-villanos creen que algo anda mal y su objetivo es descubrir quién lo causó.

  

  • HÉROE | Razón: “Ya me encargo yo”, ¿os suena esta frase? Los líderes-héroes no quieren hacer sufrir a los demás, de modo que actúan consiguiendo alivio temporal del problema. En realidad, no quieren solucionar por completo este problema porque si lo hicieran, se quedarían sin trabajo. Los héroes tienen un exceso de funciones y, a menudo, asumen más responsabilidades que las suyas. Lo hacen a expensas de los demás, del equipo y de ellos mismos.

 

Las personas que se mueven dentro del triángulo del drama creen firmemente tener la razón. Todos ellos están “en lo cierto”, con su gran ego. En segundo lugar, estas dinámicas aportan adrenalina, esa sensación que tanto nos llega a gustar. En tercer lugar, estar en el triángulo con otras personas proporciona una forma de conexión. Y, por último, el triángulo del drama es entretenido, casi todas las historias de entretenimiento se basan en la interacción de estos tres papeles: la víctima, villano y héroe.

“El objetivo no es tratar de deshacerse del triángulo del drama, sino avanzar a través del triángulo hacia un liderazgo consciente, dándonos cuenta de los roles y liberándonos de estos”.

Cada rol en el Triángulo del Drama es una forma de conciencia de la víctima. Al final, todos están tratando de demostrar que son la mayor víctima. Lo importante es caer en la cuenta del patrón que están siguiendo y dar un giro de 180º constructivo:

  • La víctima acabará siendo el creador, un líder que toma la responsabilidad de su vida y para de quejarse de todo lo que le ocurre.
  • El villano se convertirá en el retador, y le dará un empujoncito sano al creador para apoyarle en enfrentar sus miedos y lidiar con sus problemas para que sea más valiente y gane confianza.
  • El héroe será el entrenador, no intentará arreglarlo todo, ayudará, pero verá a sus compañeros como creadores completamente empoderados de sus propias vidas.

Estos nuevos 3 roles completamente conscientes crearán sinergias y trabajarán de forma mucho más creativa, comprometidos, alineados y con energía. Como resultado, se divertirán y serán más productivos.

 

¿Qué preguntas debería hacer un líder para romper esta dinámica tóxica?

Para finalizar, os dejamos con una serie de preguntas que conseguirán que víctima, villano y héroe acaben convirtiéndose en creador, entrenador y retador.

  • ¿Estoy dispuesto a cambiar?
  • ¿Cómo estoy creando este drama?
  • ¿Estoy dispuesto a dejar de estar en lo cierto?
  • ¿Estoy dispuesto a decir la verdad indiscutible?
  • ¿Estoy dispuesto a dejar que este problema o situación sea tan grave?

 

¡Es tu turno! ¿Estás por encima o por debajo de la línea de la consciencia? ¿Tienes algún rol del triángulo del drama? Pasa a la acción y rompe cualquier dinámica tóxica con estas últimas preguntas 😉

 

Pilar Fernández | Marketing & PR Growlia Consultora de Inbound Marketing y copywriter. Máster en desarrollo personal y liderazgo. Sólida experiencia en startups y agencias de comunicación internacionales.

 

 

New call-to-action