El coaching de gestión de conflictos es un modelo de resolución de problemas en el que un coach apoya y ayuda a un equipo a comprender y mejorar la forma en que gestionan sus conflictos y disputas. Principalmente, invita a reflexionar e identificar objetivos, explorar diferentes maneras de alcanzarlos, desarrollar métodos prácticos para prevenir complicaciones innecesarias y resolver estos altercados. Descubre por qué tu organización necesita este acompañamiento.

Muchos líderes se enfrentan a peleas entre los miembros del equipo. Cuando las personas trabajan juntas día tras día, los roces menores son inevitables. Pero, como solemos reiterar en nuestra práctica de coaching ejecutivo, ignorar el conflicto no lo hace desaparecer.

El coaching de gestión de conflictos es una herramienta poderosa e independiente. También puede convertirse en un generador de habilidades mientras se establece procesos para gestionar y abordar los comportamientos interpersonales.

Se trata de un profesional que trabaja de manera confidencial, individual y grupal, tanto con personas en conflicto como con un equipo que quiere desarrollar esta competencia. El coaching puede enfocarse en una disputa o situación en particular que involucre a varias personas, pero también ciertos comportamientos que un individuo puede desear cambiar para mejorar su propia competencia de resolución de problemas que puedan surgirle trabajando.

 

 

¿Cuándo necesitamos la ayuda de un coach especializado en gestión de conflictos?

Esta variante del coaching es particularmente efectiva en organizaciones que han demostrado tener conflictos a largo plazo profundamente arraigados, donde los participantes no han mostrado flexibilidad y es difícil resolver el problema mediante métodos más convencionales.

El coaching en gestión de conflictos puede ser un paso muy útil para conseguir la reconciliación de diferencias, la resolución de conflictos o como una herramienta para garantizar una gestión eficaz de las interacciones en el lugar de trabajo.

Algunos escenarios comunes en los que se puede usar efectivamente el coaching de conflictos podrían ser:

  • Preparación para una negociación o conversación difícil
  • Mejorar la relación entre compañeros, cuando es tensa
  • Mejorar las habilidades de manejo de conflictos, habiendo realizado e identificado áreas que causan preocupación para el coachee
  • Mejorar las habilidades de comunicación de conflictos
  • Obtener una mayor comprensión de los factores desencadenantes y tendencias
  • Cambiar las reacciones de comportamiento destructivas, a respuestas constructivas
  • Con empleados que muestran dejadez o un comportamiento conflictivo respeto a sus compañeros
  • Gestión del cambio y adaptación a los cambios en el lugar de trabajo
  • Preparación para la revisión del desempeño (gerente y miembros del equipo)
  • Para gerentes encargados de administrar personal que demuestren altos comportamientos de conflicto
  • Para resolver conflictos en un equipo disfuncional

 

¿Cómo funciona el coaching de conflictos?

El coaching para la gestión de conflictos es confidencial, personalizado, voluntario y orientado a resultados. El método de coaching es flexible e igualmente efectivo cuando se realiza cara a cara, por teléfono o por Skype.

La frecuencia, el número y la duración de las sesiones varían según el entorno y las necesidades de la persona y / o la organización. Se ha encontrado que las sesiones únicas son muy efectivas, sin embargo, recomendamos más de una sesión de coaching para problemas complicados y para permitir la comprensión y el tiempo para practicar nuevos comportamientos.

.

 


7 estrategias para la gestión de conflictos que puedes empezar sin la ayuda de un coach

Como has podido ver, poder contar con la ayuda de un coach especializado en la resolución de conflictos es una garantía de eficacia y tranquilidad para tu organización.  Siempre te encontrarás con pequeñas complicaciones por la convivencia o roces por diferentes puntos de vista, el problema radica cuando los miembros de tu equipo (e incluso tú) adquirís roles tóxicos.

→  Te recomendamos: Qué es el liderazgo consciente y el triángulo del drama de Growlia

 

Por ello, queremos que tomes consciencia de que el primer paso es integrar una serie de comportamientos en tu liderazgo que allanen disputas y muestren tu objetividad ante estas situaciones incómodas. Paralelamente, estamos a tu disposición para presentarte los coaches de Growlia especializados en este campo para trazar un plan de acción si los problemas adquieren mayor magnitud.

Saber lidiar con los conflictos que aparecen entre los miembros del equipo, puede mejorar significativamente la moral del lugar de trabajo y aumentar la productividad individual y de equipo.

Las siguientes pautas pueden ayudar:

  • Anima a los miembros del equipo a resolver el conflicto por ellos mismos. Como líder, corres el riesgo de hacer un problema menor a mayor al involucrarte. Te recomendamos que invites a tu equipo a reunirse en un lugar neutral, como una sala, para intentar resolver sus diferencias.
  • Aprende cuándo intervenir. Pero también puede ocurrir que a veces los compañeros de trabajo no pueden resolver los conflictos por sí mismos. Hazles saber que estás disponible y que pueden organizar una reunión contigo como mediador.
  • Establece reglas básicas. Hay muchas empresas que tienen códigos de conducta incorporados en su política y / o cultura corporativa, y otras no. Es posible que debas crear un conjunto de pautas para tu propio equipo si escuchas comentarios poco amables o si eres testigo de cualquier indicio de acoso en el lugar de trabajo. El equipo de coaches de Growlia puede ayudarte a establecer estos procesos.
  • Permanece neutral. Puede ser tentador entrar en un conflicto entre los miembros del equipo, pero como líder, debes adquirir una postura neutral. Asegúrate de darles tiempo y la oportunidad de expresar sus opiniones y sentirse escuchados.
  • Reconoce las condiciones que hacen que salten chispas: cuando las personas están estresadas, cansadas o sufren de ansiedad, es más fácil que salten por poco. Si tu organización está pasando por una transición, ya sea una compra o fusión, recortes o despidos, o incluso un movimiento físico, puede afectar a los nervios del equipo.
  • Sé proactivo: si notas que las tensiones aumentan, anima a los miembros del equipo a tomar un descanso. Un respiro de 15 minutos en la cafetería o un paseo rápido puede ayudar a calmar a un empleado irritado, antes de que digan algo de lo que se arrepientan. Promueve un ambiente de trabajo positivo y apóyate de herramientas como la Encuesta del Clima.

 

Reconoce la delgada línea entre las diferencias de opinión y conflicto. Si la confrontación te hace sentir incómodo, explora las razones. Intenta aumentar el nivel de comodidad cuando dos personas expresen ideas diferentes. Y aprende a reconocer que, si se gestiona correctamente, los desacuerdos pueden traer progreso e innovación a una organización.

 

Pilar Fernández | Marketing & PR Growlia Consultora de Inbound Marketing y copywriter. Máster en desarrollo personal y liderazgo. Sólida experiencia en startups y agencias de comunicación internacionales.

 

 

New call-to-action