En nuestra serie de #PersonasTóxicas, empezamos hablando de cómo gestionar de forma efectiva la queja.  La manipulación emocional también existe dentro de las organizaciones, pese a hacer un buen proceso de reclutamiento podrían colarse personas con este tipo de toxicidad y desestabilizar la armonía en nuestros equipos. Detéctalos a tiempo y gestiona de forma rápida y eficaz este problema.

La manipulación piscológica se puede definir como el ejercicio de una influencia excesiva a través de la distorsión mental y emocional, con la intención de tomar el poder, control, beneficios y privilegios a expensas de la víctima. Aunque suene duro, un manipulador crea deliberadamente un desequilibrio de poder y explota a la víctima para conseguir sus propósitos. ¿Os habéis encontrado con personajes así en el trabajo?

La mayoría de los manipuladores/as tienen cuatro características comunes:

  • Saben cómo detectar tus debilidades
  • Una vez encontradas, usan tus debilidades contra ti
  • A través de sus astutas maquinaciones, te convencen de que renuncies a algo de ti mismo para servir a sus intereses egocéntricos
  • Una vez han logrado aprovecharse de ti, es probable repitan

 

Cómo detectar un manipulador en tu equipo

Caracteriza a las personas por sus acciones y nunca serás engañado por sus palabras.  Estos 5 consejos te permitirán detectar a un manipulador:

  1. No entienden el concepto de límites. Son implacables en la búsqueda de lo que quieren y tienen poca consideración por los obstáculos o personas que puedan bloquear su objetivo.

 

  1. Las personas manipuladoras creen verdaderamente que su forma de manejar una situación es la única, porque significa que se están satisfaciendo sus necesidades, y eso es todo lo que importa.

 

  1. Presta atención a la forma en que hablan de los demás en relación contigo. A menudo, hablarán de ti a tus espaldas de la misma manera en que te habla mal de los demás. Son maestros en oratoria y crean escenarios y dinámicas que permiten la intriga, la rivalidad y los celos, y alientan y promueven la falta de armonía.

 

  1. Un manipulador evita las responsabilidades por su propia conducta al culpar a otros por causarlo.

 

  1. Se aprovecha de tu sensibilidad. Saben que tienen una buena posibilidad de engancharte a una relación porque eres una persona amable, de sentimientos, atenta y, por supuesto, porque quieres ayudar. Al principio, pueden elogiar tu bondad y amabilidad, pero con el tiempo, los elogios se minimizarán porque estarás siendo utilizado al servicio de alguien que realmente no se preocupa por ti. Ellos solo se preocupan por lo que puedes hacer por ellos.

→  Te recomendamos ​Perfil del maltratador psicológico: 21 rasgos en común  vía @psicologiamente

 

 

Qué miedos se esconden detrás de un manipulador emocional

Los manipuladores suelen ser personas inseguras, con baja autoestima, pero sin embargo intentan dar la imagen opuesta. Sus temores e inseguridades son encubiertos bajo actitudes egoístas y dominantes. Un manipulador puede ir desde un perfil narcisista a una persona agresiva pasiva

Podemos encontrarnos incluso con trastorno límite de la personalidad. Caracterizados por una autoimagen frágil y fluctuante y un miedo profundo al abandono. Sus conductas de control pueden variar desde sutiles y congruentes hasta amenazadoras y violentas

 



 

 

Cómo gestionar de forma efectiva la manipulación

Los manipuladores psicológicos, en particular, quieren privarte de tus derechos para que puedan controlarte y aprovecharse de ti. Pero tienes el poder y la autoridad moral para declarar que eres tú, no el manipulador, quien está a cargo de tu vida.

Nuestros derechos humanos fundamentales representan nuestros límites y son:

  • Derecho a ser tratado con respeto.
  • Derecho a expresar sentimientos, opiniones y deseos.
  • Derecho de establecer nuestras propias prioridades.
  • Derecho a decir “no” sin sentirse culpable.
  • Derecho a tener opiniones diferentes a las demás.
  • Derecho de cuidarse y protegerse contra amenazas físicas, mentales o emocionales.
  • Derecho a crear nuestra propia vida feliz y saludable.

 

Mantener distancia

La forma más eficaz de detectar a un manipulador es ver si una persona que actúa con caras diferentes dependiendo de la persona (o situaciones) en las que esté.

Es cierto que todos nosotros tenemos un grado de este tipo de diferenciación social, sin embargo, los manipuladores psicológicos actúan de forma extrema (ej. siendo muy educados con alguien y completamente groseros con otro, o totalmente indefensos en un momento y ferozmente agresivos al siguiente).

Al observar este tipo de comportamiento de manera regular, nuestro consejo es que mantengas cierta distancia con él siempre que sea posible.

 

Es su historia, evita sentirte culpable

Dado que el manipulador siempre buscará la manera de explotar tus puntos débiles, puede llegar a hacerte creer que tienes la culpa por no saber satisfacerle. En estas situaciones, es importante recordar que tú no es el problema; simplemente estás siendo manipulado para sentirte mal contigo mismo, por lo que es más probable que renuncies a tu poder y tus derechos. Para evitar la culpa y ver claramente quién es el problemático, pregúntate:

  • ¿Estoy siendo tratado con respeto?
  • ¿Son razonables las expectativas y exigencias de esta persona para mí?
  • ¿Me siento bien conmigo mismo en esta relación?

 

  

Hazle le espejo

Coloca un espejo para que el manipulador pueda ver la verdadera naturaleza de su estrategia. ¿Cómo? con preguntas con las que lo desarmarás estilo: “¿Te parece razonable?”, “Como compañero, me estás preguntando u obligándome?”, “Entonces, ¿qué obtengo de esto?”.

Si el manipulador tiene un cierto grado de autoconciencia, es probable que él o ella retire la demanda y retroceda. Los que no tienen piedad, descartarán tus preguntas e insistirán para querer salirse con la suya.

Aprender a decir no diplomáticamente pero con firmeza es practicar el arte de la comunicación. Tras esta lectura, deseamos que puedas identificar de forma rápida estos compañeros y negarte rotundamente a caer en sus redes. Si consideras que tú o alguien de tu equipo está pasando por una situación semejante a la expuesta, pero le cuesta enfrentarse con seguridad, recuerda que podemos ayudarte. Nuestros coaches se encuentran a diario con estas realidades y te acompañarán para salir del triángulo del drama y empoderarte para que sigas disfrutando de tu trabajo y ambiente laboral sano.

 

 

 

Pilar Fernández | Marketing & PR Growlia Consultora de Inbound Marketing y copywriter. Máster en desarrollo personal y liderazgo. Sólida experiencia en startups y agencias de comunicación internacionales.

 

 

New call-to-action