¿Por qué unos equipos tienen éxito y otros fracasan? Esta pregunta surgió dentro del equipo directivo de la Henley Business School y fue el Dr. Meredith Belbin el encargado de esta investigación en 1969.

Belbin identificó nueve comportamientos diferentes (o contribuciones) que las personas muestran en el lugar de trabajo. Estos roles se identifican hoy en día en miles de organizaciones de todo el mundo porque es una garantía de utilizar las fortalezas del equipo de la manera más óptima posible y de gestionar nuestras debilidades lo mejor que podamos.

Gran parte de los problemas con los equipos vienen por no tener un equilibrio adecuado de estos 9 roles, el buen rendimiento dependerá en gran parte de la distribución de los mismo.  Un equipo son las fortalezas de cada uno sumadas: no necesitas que el “delantero” sea también un buen “defensa”, la clave está en combinar estas fortalezas (habilidades) para hacer mejor al equipo.Por esta razón, aplicar los Roles de Belbin contribuye a:

  • Ayudar en la creación de un equipo nuevo
  • Comprender por qué un equipo no está rindiendo tanto como debiera
  • Organizar un equipo de proyecto
  • Explorar las fortalezas y debilidades de un equipo en funcionamiento
  • Comprobar que se está aprovechando todo el potencial de cada miembro del equipo
  • Asegurar que cada miembro del equipo realiza la tarea de equipo adecuada
  • Explorar la cultura del Equipo/Grupo
  • Estudiar las carencias que pueda tener el equipo con el fin de reclutar a un nuevo miembro del equipo

 

Los 3 tipos de Roles de Belbin los podemos clasificar en tres grupos:

  • Roles de Acción: el impulsor, el implementador y el finalizador
  • Roles Sociales: el coordinador, el investigador de recursos y el cohesionador
  • Roles Mentales: el cerebro, el monitor evaluador y el especialista

Cada equipo necesita acceso a cada uno de los nueve comportamientos del rol de equipo para convertirse en un equipo de alto rendimiento. Sin embargo, esto no significa que cada equipo requiera nueve personas.

 

La mayoría de las personas tendrán dos o tres roles de equipo con los que se sientan más cómodos, y esto puede cambiar con el tiempo

Cada rol de equipo tiene sus fortalezas y debilidades, y cada uno tiene la misma importancia. Sin embargo, no todos son necesarios al mismo tiempo, es importante observar primero los objetivos del equipo y determinar qué tareas deben realizarse. Una vez que se haya hecho esto, se pueden llevar a cabo discusiones sobre qué y cuándo se debe utilizar cada comportamiento del rol de equipo.

 

Fortalezas y debilidades de los nueve Roles de Equipo Belbin

 

Roles de Acción: el impulsor, el implementador y el finalizador

EL IMPULSOR: Trabaja bajo presión y tiene mucha iniciativa y coraje, es retador y puede pecar de ejercer demasiada presión sobre los demás.

  • Contribución: Retador, dinámico, trabaja bien bajo presión. Tiene iniciativa y coraje para superar obstáculos.
  • Debilidad permitida: Puede ser propenso a provocar y en ocasiones puede ofender los sentimientos de la gente.
  • No te sorprendas si descubres que: Puede tornarse agresivo y malhumorado en su afán de conseguir que las cosas se hagan.

 

EL IMPLEMENTADOR: Transforma cualquier idea en una acción, es disciplinado y eficiente.

  • Contribución: Práctico, de confianza, eficiente. Transforma las ideas en acciones y organiza el trabajo que debe hacerse.
  • Debilidad permitida: Puede ser inflexible en cierta medida y lento en responder a nuevas posibilidades.
  • No te sorprendas si descubres que: Puede ser lento a la hora de renunciar a sus planes en favor de cambios positivos

 

EL FINALIZADOR: Como su nombre indica su papel es que las tareas se hagan con el estándar de calidad exigido en el plazo exigido. Son concienzudos y esmerados.

  • Contribución: Esmerado, concienzudo, ansioso. Busca los errores. Pule y perfecciona.
  • Debilidad permitida: Puede tender a preocuparse excesivamente y ser reacio a delegar.
  • No te sorprendas si descubres que: Puede ser acusado de llevar su perfeccionismo al extremo.

 



 

Roles Sociales: el coordinador, el investigador de recursos y el cohesionador

EL COORDINADOR: Es la persona que muestra un comportamiento maduro y seguro de sí mismo/a. Promueve la toma de decisiones y coordina bien los esfuerzos del grupo.

  • Contribución: Maduro, seguro de sí mismo, identifica el talento. Aclara las metas. Delega eficazmente.
  • Debilidad permitida: Se le puede percibir como manipulador y se puede descargar de trabajo personal.
  • No te sorprendas si descubres que: Puede delegar en exceso, dejando para sí mismo poco trabajo que hacer.

 

EL INVESTIGADOR DE RECURSOS: Es una persona generalmente extrovertida que se ocupa de los contactos con el exterior del equipo, es comunicativo y su función es desarrollar contactos.

  • Contribución: Extrovertido, entusiasta, comunicativo. Busca oportunidades y
  • desarrolla contactos.
  • Debilidad permitida: Puede ser demasiado optimista y puede perder el interés una vez que el entusiasmo inicial ha desaparecido.
  • No te sorprendas si descubres que: Puede olvidarse de dar seguimiento a las iniciativas.

 

EL COHESIONADOR: Como su nombre indica es una persona que vela por el buen clima dentro del equipo, es cooperador y diplomático. Es un buen mediador en cualquier conflicto o enfrentamiento.

  • Contribución: Cooperador, perceptivo y diplomático. Escucha e impide los enfrentamientos.
  • Debilidad permitida: Puede ser indeciso en situaciones cruciales y puede tender a evitar las confrontaciones.
  • No te sorprendas si descubres que: Puede dudar a la hora de tomar decisiones poco populares.

 

Roles Mentales: el cerebro, el monitor evaluador y el especialista

EL CEREBRO: Es la creatividad en persona, imaginativo y nada ortodoxo. Es una fuente de ideas para el equipo.

  • Contribución: Creativo, imaginativo, librepensador. Genera ideas y resuelve problemas difíciles.
  • Debilidad permitida: Puede ignorar los incidentes y puede estar demasiado absorto como para comunicarse eficazmente.
  • No te sorprendas si descubres que: Puede ser despistado, abstraído u olvidadizo.

 

EL MONITOR EVALUADOR: Es un buen estratega, suele añadir esa parte crítica que todos los equipos necesitan. Juzga todas las opciones.

  • Contribución: Serio, perspicaz y estratega. Percibe todas las opciones y juzga con exactitud.
  • Debilidad permitida: En ocasiones carece de iniciativa y de habilidad para inspirar a otros. Puede ser excesivamente crítico.
  • No te sorprendas si descubres que: Puede ser lento a la hora de tomar decisiones.

 

EL ESPECIALISTA: Aporta cualidades y conocimientos clave sobre la tarea que desarrolla el equipo.

  • Contribución: Entregado, independiente, con intereses limitados. Aporta cualidades y conocimientos específicos.
  • Debilidad permitida: Puede contribuir solo en áreas muy limitadas y explayarse en tecnicismos.
  • No te sorprendas si descubres que: Puede saturarte con una gran cantidad de información.

 

→ Te recomendamos: Cómo interpretar y obtener el máximo rendimiento de los Informes Belbin de Equipo/Grupo 

 

¿Conocíais estos 9 roles? ¿Cómo ves ahora a tu equipo? Aprovecha esta útil herramienta para alinear todo el potencial y talento de las personas con las que trabajas. Cuéntanos qué avances has visto de rendimiento con este nuevo enfoque 😉

 

Aniol Quer | CEO Growlia Experto en Recursos Humanos y desarrollo personal. Más de 6 años de experiencia gestionando equipos de marketing y ventas en startups de alto crecimiento.

 

 

 

New call-to-action